Cómo reparar una piscina de plástico

Cómo reparar una piscina de plásticoEstá claro que obtener una piscina de plástico siempre es una opción mucho más económica que una de lona. Sin embargo puede presentar serios problemas cuando estas se pinchan, cosa que pasa con mucha frecuencia.

Hoy en día es algo difícil que pase, ya que las piscinas de plástico, sobre todo las de los más pequeños, han sido fabricadas con un material plástico muy duro que ayuda a que por mucho que los niños se meneen dentro del agua la piscina no se rompa. Pero, el pinchazo de una abeja o que te hayas caído de mala manera dentro de ella puede romperla, así que tendrás que repararla.

Como reparar una piscina de plástico

  1. Lo primero de todo tendrás que preparar lo que vas a necesitar: un cubo (también te puede valer con un barreño), un kit de reparación que puedes comprar en cualquier tienda especializada, un rotulador y una manguera.
  2. Antes de ponerse manos a la obra para reparar el agujero en tu piscina de plástico, debes deshacerte de toda el agua que hay en el interior de la piscina y después trasladarla a una superficie que sea lisa, así no tendrás problemas al moverte sobre ella.
  3. Es importante que la la piscina esté vacía, desmontada y seca (si el plástico está mojado tendrás muchos problemas para trabajar en su reparación). Deja la piscina a la intemperie un día entero y así el plástico estará seco para empezar a buscar.
  4. Busca el lugar donde se encuentra el agujero, cosa que puede ser un poco difícil ahora que está vacía. Por eso, mientras estas deshaciéndote del agua del interior, usa el rotulador para hacer una marca, o un agujero, en el lugar justo donde se encuentra el agujero.
  5. Ya detectado el agujero, saca del kit de reparación una pieza de plástica, la cuál tiene que cortar del tamaño justo para meterla en el agujero. Una vez hecho, coloca en el agujero del plástico y recubre con un parche.

Consejos para reparar la piscina

También es bueno que sigas estos consejos a la hora de reparar tu piscina:

  • Si ves que el nivel del agua de la piscina baja, pero el agujero es pequeño, siempre puedes optar por colocarle un poco de cinta adhesiva. Es una opción provisional y no muy buena, por lo que no tardes mucho en adquirir un kit de reparación para arreglar tu piscina.
  • Para deshacerte del agua del interior de la piscina no es bueno drenar el agua. ¿La razón? Piensa que estas piscinas toman una determinada forma gracias a que están llenas de agua. Una vez que hayas drenado el agua la piscina quedará vacía y puede estropearse más de lo que ya está. Tienes que sacar el agua de otra forma mientras se va desinflando el plástico.
  • ¿Cómo puedes localizar el agujero? Pues hay un pequeño truco con un cubo o con un barreño. Llena el barreño con agua y señala la parte superior. En la piscina haz lo mismo. Si en 24 horas el nivel del agua ha caído más que la del agua del barreño, es es que hay una fuga en una de las paredes. Puede ser muy pequeña, casi imperceptible, pero no te costará mucho detectarla. Otra forma es que vayas controlando como baja el nivel del agua, con la ayuda de un rotulador. Si el nivel del agua no para de bajar, y ya has revisado toda la pared de plástico, es porque la fuga se encuentra en la base de la piscina.

Cómo evitar que se rompa la piscina de plástico

Aunque no te guste, una piscina de plástico se acaba rompiendo. Pero puedes evitarlo siguiendo algunas normas a la hora de usarla:

  • No la coloques donde haya un pequeño desnivel o un agujero en el suelo. La piscina tiene que estar en una superficie totalmente lisa, para que cuando tus hijos o tú entréis en el agua el plástico no se fuerce con vuestro peso.
  • Se venden algunas lonas que pueden ponerse en las paredes de las piscinas de plástico para hacerlas mucho más resistente al movimiento del agua.
  • Coloca una tapa a la piscina cuando no la estés utilizando. No solo porque eso te ayudará a ahorrar agua, sino también porque evitarás que los bichos se sientan atraídos por el agua. De este modo no habrá peligro de que una avispa pinche el plástico.
  • Intenta que tus hijos se controlen dentro de la piscina. Es divertido jugar y chapotear en el agua, pero pueden dañar severamente el revestimiento plástico de la piscina y luego lo acabarás pagando teniendo que buscar donde está la fuga.